Saltar al contenido

Consideraciones SEO en la migración de un sitio web

Consideraciones SEO en la migración de un sitio web

Si estás planeando migrar tu página web ya sabrás que va a suponer una pequeña crisis en tu posicionamiento SEO. Cambiar de http a https supondrá una pequeña mejora en tu SEO, pero también es cierto que hay cambios que pueden provocar una gran caída de posicionamiento, que tus posiciones oscilen durante un tiempo o que Google pase unos días sin enlazarte.

Para muchos negocios en donde el tráfico web orgánico supone un gran % de sus visitas y ventas, una caída en las posiciones puede ser algo catastrófico. En este artículo vamos a dar algunas indicaciones sobre cómo llevar a cabo una migración mimizando el impacto en el SEO de tu web o tienda online.

Planifica la migración

Antes de realizar una migración tienes que estar seguro de si vas a poder mantener tu negocio en caso de que surjan problemas o se reduzcan los beneficios durante un tiempo.

Google necesita tiempo para analizar, clasificar y asimilar las migraciones en su base de datos, pero al final acaba haciéndolo y el trabajo se verá recompensado si se hace de forma correcta. También es cierto que una migración de por sí no tiene por qué tener beneficios SEO, aunque puede servir para eliminar links erróneos, mejorar el enlazado interno y arquitectura web y limpiar un poco el sistema.

Hay momentos óptimos para hacer una migración, por ejemplo cuando se quiere cambiar a HTTPS, si se va a realizar un cambio de marca general o si quiere realizarse un cambio que va a atraer promoción y prensa.

Siempre en el momento adecuado

Lo mejor es realizar la migración en la época del año que se esperan menos beneficios. Sea verano, Semana Santa o un mes especialmente flojo en el ecommerce, merece la pena esperar a él. Si hay problemas leves, se pueden ir solucionando mientras tanto, pero forzar la migración en temporada alta de ingresos no necesitamos explicar que no es lo más recomendable.

Identificar páginas con pérdidas de tráfico

Te recomendamos que extraigas los datos de Google Analytics antes de realizar la migración y los compares con los posteriores para ver dónde se ha perdido tráfico e intentar solucionarlo.

La pérdida de tráfico no será general, sino que se concentrará en algunas páginas que el GoogleBot no clasificará correctamente a la primera.

Si desconoces el funcionamiento de esta herramienta, te recomendamos nuestra guía de Google Analytics.

Manten la estructura web

Antes de realizar la migración debes tener en una base de datos las URLs antiguas y las nuevas, que deben ser similares. Es importante realizar pocos cambios en la estructura web a la hora de migrar, lo mejor es que los cambios de URLs que se quieran realizar se hagan en una fase posterior y paulatina.

Si Google no identifica la estructura como similar a la que había puede que opte por volver a clasificar tu espacio web. Y eso tiene unas consecuencias difíciles de medir pero que pueden resultar muy negativas.

arquitectura web

Utiliza una herramienta que permita comprobar tus enlaces

 

Una herramienta como Screaming Frog te puede servir para hacer una lista de los links internos que tienes e ir comprobando uno a uno todos los que llevan a errores 404.

Además, guardar el rastreo que realice en tu página web ayudará a tener una copia de seguridad de los backlinks internos y externos para recomponer enlaces en caso de que se pierdan durante la transición.

Actualiza enlaces internos

Puede parecer evidente, pero hay que cambiar todos los enlaces que existan para que no lleven a errores. Es un proceso lento, tortuoso y que no está exento de fallos puntuales. Deben realizarse estos cambios para que se haga un cambio de dominio sin que afecte a la estructura de las carpetas.

Canonicalización

Unido al punto anterior, hay que tener en cuenta las etiquetas canonical por ser una parte de la tarea que puede resultar fácil de olvidar. Estas etiquetas son esenciales para no perder la fuerza y orientación del posicionamiento de muchas páginas.

Es un trabajo manual y exigente, pero que funciona y que al ser olvidado pueden reconducir a la dirección anterior, por lo que se crearán conflictos si se obvian.

Páginas eliminadas

Si necesitas eliminar alguna página y aprovechas la migración para hacerlo, te apuntamos unos consejos:

  • Elimina todos los enlaces de esas páginas.
  • No redirijas a páginas antiguas.
  • Haz un listado de ellas.
  • Redirige a las nuevas, pero no lo hagas a la página principal ya podrás confundir al robot de Google.

 

canonicalizacion

Elimina contenido duplicado

Algunos pasos de este proceso de migración si no se realiza correctamente pueden crear un contenido duplicado que no tendrá ninguna función positiva.

Para evitarlo, la canonicalización es esencial a la hora de ayudar a identificar las páginas preferentes. Es esencial observar las carpetas predeterminadas, que es en las que más suelen crearse estos problemas. Comprueba también que tu web es en todas las páginas https o http, este cambio puede haber dado con una duplicación de numerosas páginas. Y, por último, si la página tiene pestaña de búsquedas, las páginas con resultados de búsquedas deben estar programadas para que no se indexen.

Analiza a diario

Utiliza Google Analytics todos los días y comprueba los datos realizando comparativas con días anteriores. Al ser una transición tan crítica no puedes permitirte descuidar la información que tienes a tu disposición.

Controla el dominio anterior

A no ser que tu intención sea venderlo, es recomendable que no cedas el control sobre el dominio anterior si en la migración has cambiado de dominio. Durante un tiempo de cautela debes redirigir al nuevo dominio. Sin esos redireccionamientos también se perderán todas las entradas y enlaces que tenga ese dominio antiguo y que no hayas podido solucionar.

Respecto a si debes cederlo en algún momento, hay división de opiniones, quienes opinan que nunca deberías hacerlo y los que piensan que una vez pasado un tiempo largo, superior a un año, sí puedes.

Analiza la clasificación de keywords

Utiliza una herramienta especializada como Semrush para buscar la clasificación de keywords que tienes en distintas páginas para ver si es grave la pérdida de posicionamiento y tu estado respecto a tus competidores.

Sitemaps

Te recomendamos que le pidas a Google que rastree el antiguo dominio para que descubra las nuevas redirecciones.

Actualiza los enlaces externos que puedas

No sólo los que existan en redes sociales, también debes contactar con las páginas que puedas para facilitarles la nueva dirección de tu web para que fortalezcan la autoridad.

Google Search console

Configurar de nuevo esta herramienta es un paso esencial que debes hacer tomando en cuenta todos los cambios que hayas realizado. Hay que solucionar antes todas las redirecciones y canonicalizaciones y luego rastrear la página.

Si desconoces cómo manejar esta herramienta, puedes leer nuestra Guía de Search Console para principiantes.

google search console

Conclusión

Realizar una migración puede suponer muchos problemas a todos los niveles, desde la configuración del nuevo espacio hasta el posicionamiento SEO. Por eso, no es algo que deba hacerse sin un calendario de acciones y previsiones a realizar. Los contenidos duplicados, la falta de canonicalización o los links 404 pueden perjudicar gravemente tu web y provocar una profunda crisis de posicionamiento.

Te hemos ofrecido muchos consejos sobre cómo afrontar esta situación, pero te recomendamos encarecidamente que si no estás seguro o careces de los conocimientos  necesarios, contactes con una empresa para que realice la migración completa. Piensa que estás jugando con la visibilidad de tu proyecto.

¿Has realizado una migración? Nos encantaría que nos contases tu experiencia.