El dropshipping ofrece la oportunidad de crear o ampliar un negocio sin necesidad de una gran inversión. Esta técnica se basa en que el vendedor no dispone de un inventario del producto que vende, sólo realiza la gestión de compra mientras que el mayorista es quien lo guarda y hace los envíos.

El ahorro es importante al eliminar la parte de logística, almacenaje y distribución, pero también es fácil cometer una serie de errores muy comunes que vamos a enumerar y a los que trataremos de ofrecer solución.

Primero debemos aclarar y comentar que el dropshipping es la técnica idónea para comenzar una tienda online.
Esta técnica evita las grandes inversiones que suponen buscar almacén,  invertir en stock, contratar personal o gastar tiempo en áreas del negocio que desconocemos, y permite centrarnos en la propia tienda online, el marketing y toda el área digital sin olvidarnos del posicionamiento.

Además, en función de los productos que queramos vender, se puede trabajar con un único mayorista o ampliar el abanico a varios. Lo que también supone que con el negocio ya montado las posibilidades de expansión son altas.

La técnica droopshipping ofrece grandes ventajas al montar una tienda online

En cuanto a los errores que podemos cometer, estos pueden ser de muchas clases: podemos equivocarnos en la estrategia de venta o en la misma idea del negocio. Vamos a comentar algunos de los más comunes.

10 errores comunes en dropshipping

Lanzarse a lo desconocido sin un plan de negocio

Hay quien decide empezar con su tienda online tras descubrir el funcionamiento de dropshipping y sus posibilidades. Sin embargo, si queremos empezar un negocio es importante que antes conozcamos el mercado y los clientes para hacer un buen plan de negocio.

No recomendamos la máxima de aprender de nuestros errores sobre la marcha, mejor realizar una investigación sobre el sector y cuánto cuesta una tienda online, comprender las necesidades y, si es posible, contactar con clientes potenciales y ofrecerles nuestros productos antes de montar la tienda para así cerciorarnos de que existe una necesidad y una demanda.

Trabajar en un negocio y darnos cuenta tiempo después de que debemos replanteárnoslo o volver a comenzar de cero es un error que suele conducir al fracaso. Es esencial investigar, hacer un plan de negocio y probar nuestras ideas antes de invertir el dinero.

Carecer de branding

Uno de los grandes fallos que más pueden lastrar el comienzo de nuestro negocio es el fijarnos en exceso en negocios similares o directamente copiarlos. No se debe confundir el investigar a la competencia con imitarla.

Carecer de branding nos supondrá un problema a la hora de que el cliente se interese por nuestro producto o de buscar un espacio propio como comercio electrónico. La competencia es feroz a no ser que se disponga de una idea muy innovadora, por lo que debemos aportar una visión propia que sea atractiva para los clientes.

 

Aparte, los que busquen el camino fácil y directamente plagien negocios ajenos pueden encontrarse con denuncias referentes al copyright o penalizaciones en cuestión de SEO que pueden poner techo al negocio antes de comenzarlo.

 

No conocer el producto que se vende

Entrar en un mercado desconocido es comenzar con todas las trabas posibles. La visión limitada que se tendrá del producto y sus características nos causará quebraderos de cabeza desde el primer momento.

Por poner un ejemplo, podemos saber lo que es la bujía de un coche, pero si no tenemos conocimientos de mecánica difícilmente podremos aconsejar o saber a qué modelo dar prioridad. Hay que ser  profesional a la hora de empezar un negocio y no cometer el fallo tan común de invertir tiempo y dinero en proyectos que dirigiríamos a ciegas.

 

Excesiva oferta en nuestra tienda

El dropshipping nos ofrece la oportunidad de crear una tienda de amplio stock. Si trabajamos con mayoristas tan vastos como AliExpress tenemos a nuestra disposición una cantidad ilimitada de productos que podemos tratar de vender. Sin embargo, y volviendo al punto al punto anterior, no hay que pecar de ambiciosos y es mejor centrarnos en nuestros puntos fuertes.

Resulta complicado crear un negocio que no esté especializado: aunque la mayoría de veces no haya contacto directo, el cliente busca la confianza que ofrece el profesional del sector, por lo que debemos trasladar una imagen centrada.

Las posibilidades de que el negocio tenga un funcionamiento óptimo son mayores cuando ofrecemos la imagen de pequeño comercio de calidad.

como funciona dropshipping

 

Falta de conocimiento sobre el mayorista

La oferta de proveedores es amplia y podemos encontrar a AliExpress o Ebay, que venden todo tipo de productos; como otros tantos centrados en sectores concretos. Antes de trabajar con uno determinado hay que revisar las condiciones que nos ofrece. No solamente se deben conocer los tiempos de envío, también las ofertas por volumen de stock, el funcionamiento cuando se agota un producto, comisiones sobre ventas, pago de impuestos según el país en el que esté situado…

Os aconsejamos que aparte de gastar una cuantas horas en leer cada condición y característica, busquéis en foros las experiencias de otros vendedores. Sin un mayorista de calidad careceremos de la base para poner una tienda online perfecto funcionamiento.

 

Olvidar el SEO

Sin un buen posicionamiento en los buscadores ninguna tienda va a conseguir clientes. Cualquiera que se dedique al mundo digital sabe de la importancia que ejerce el SEO sobre las posibilidades de negocio. Con una buena estrategia SEO y la inversión necesaria es posible situarse en posiciones superiores a las de la competencia más directa. Ya os hemos hablado del branding o de conocer el producto para poder venderlo, pero una buena imagen, clientes que recomienden la tienda y contratar una empresa para que mejore nuestro SEO multiplicará las ventas y posibilidades de ampliar el negocio con la técnica dropshipping.

Errores SEO comunes

 

Problemas con la garantía

¿A quién corresponde la garantía del producto que hemos vendido? ¿Cómo debemos actuar cuando el cliente se queja?

Cuando un producto llega en mal estado las condiciones del distribuidor suelen incluir el rápido envío de otro en perfecta condiciones, la problemática surge cuando tiempo después se estropea. Sobre todo, si el valor de nuestras ventas es alto, debemos preocuparnos por conocer la extensión de la garantía que ofrece el proveedor, que el comercio esté basado en el dropshipping no inhibe de responsabilidades.

Hay pocas cosas más ruidosas que un cliente insatisfecho con su compra. Una garantía incumplida puede generar una imagen muy negativa en nuestro negocio, por lo que debemos conocer los mecanismos necesarios para subsanar los problemas antes de que surjan.

 

Descuidar el contacto con los clientes

No hay olvidarse del eje central de cualquier negocio: los clientes. Una técnica aconsejable es realizar un pedido de prueba a nuestro nombre para comprobar cómo llega el producto, si se cumplen los tiempos y las sensaciones que obtenemos al abrirlo.
Hay que ponerse en el punto de vista del cliente y no cometer el error de despreocuparnos de él, siendo éste uno de los errores clásicos y habituales en eCommerce.

Igual que podemos realizar un newsletter con nuestras novedades, también podemos automatizar el envío de una encuesta de satisfacción para comprobar que todo ha ido correctamente.
Este tipo de actos generan sensación de cercanía y ayudarán a fidelizar a los compradores.

 

Cuidado con comisiones y estafas

El mayorista con el que trabajemos debe de ser de confianza para evitar que nos metamos en problemas. Hay empresas especialistas en estafar a pequeños negocios mediante cláusulas excesivas o comisiones fantasmas. Lo habitual es que no haya que adelantar dinero para trabajar con ellos ni negociar con contratos de exclusividad. Es importante no atarse a ningún distribuidor y ante cualquier duda, consultar directamente con ellos o buscar información por la red.

 

Abandonar el negocio

dropshipping error stock

El último error que vamos a comentar hace referencia a una cuestión que suele ocurrir cuando la tienda empieza a funcionar: la despreocupación una vez está en marcha. Tras semanas o meses invirtiendo tiempo es posible que nuestra tienda funcione mejor de lo esperado y que queramos ampliar la técnica dropshipping a otras áreas.

Esto no es un fallo por sí mismo, pero no hay que olvidar que una tienda online es una carrera de fondo y que descuidarla puede provocar una caída de ventas en cuestión de semanas.

 

Para evitarlo, hay que dedicar un tiempo diario a comprobar que todo funciona correctamente, buscar innovaciones, analizar valoraciones y trabajar en su mejora. Es mejor no olvidar que lo mejor de las tiendas digitales es que no hay un techo de clientes.

 

En conclusión

Con el avance de las tecnologías y la expansión del mercado digital, las posibilidades que ofrece el dropshipping a la hora de empezar un negocio de venta en tienda online son ilimitadas y reducen drásticamente la inversión necesaria. Pero como con todo negocio, aparte de conocimiento y esfuerzo y seguir los consejos habituales en eCommerce hay que conocer los errores más comunes y aprender de ellos cuando son inevitables.

Y tú ¿ya has intentado el dropshipping? ¿cómo ha sido la experiencia?

Ekaitz Rodríguez

Ekaitz Rodríguez

Resido actualmente en Madrid. Colaboro en medios periodísticos y soy aficionado a la literatura y al mundo digital.
Ekaitz Rodríguez

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required

Doce + 16 =